Vigilancia Ambiental en obras lineales


El mundo comienza a aceptar que las consideraciones medioambientales deben intervenir como una pieza más en todas las fases de definición de los proyectos de infraestructuras y obras civiles, con distintas competencias según las etapas: desde las más ordinarias, en que el concepto que se maneja es la ordenación del territorio; pasando por otras más avanzadas en que se habla ya de Evaluación de Impacto Ambiental; hasta las más detalladas en que se definen a nivel de Proyecto las medidas correctoras y de revegetación.

En este momento parece clara la necesidad de progresar un paso más y generalizar la presencia a pie de obra de Equipos de Control y Vigilancia Ambiental que supervisen la adecuada aplicación de las medidas correctoras de impacto y de revegetación.

Vigilancia Ambiental de Obras Lineales

 

 

El Plan de Vigilancia Ambiental se trata de un documento que incluye la información necesaria, la manera de obtenerla, interpretarla y almacenarla, para la realización del conjunto de análisis, toma de datos y comprobaciones, que permitan revisar la evolución de los valores que toman los parámetros ambientales y de los que se admitieron para la implantación del proyecto, tanto durante la fase de obras como en la de explotación y de desmantelamiento.

Vigilancia Ambiental en Obras lineales

Durante la fase de obras, la vigilancia ambiental en obras lineales tiene entre sus objetivos:

  • Detectar y corregir desviaciones, con relevancia ambiental, respecto a lo proyectado en el proyecto de construcción.
  • Determinar la necesidad de suprimir, modificar o introducir nuevas medidas.
  • Supervisar la correcta ejecución de las medidas ambientales.
  • Seguimiento de la evolución de los elementos ambientales relevantes.

Durante la fase de explotación los objetivos a cumplir son:

  • Verificar la correcta evolución de las medidas aplicadas en la fase de obras.
  • Seguimiento de la respuesta y evolución ambiental del entorno a la implantación de la actividad.

Por último, la fase de desmantelamiento solo se llevará a cabo en aquellos casos en los que sea necesario realizarla, ya que hay proyectos en los que no se generan impactos significativos por el cese de la actividad debido a que las instalaciones son en su mayor parte desmontables y no dispone de depósitos enterrados o focos de contaminación acumulativos

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola